Viajes

Visitando la zona cafetera en Colombia: Salento y el Valle del Cócora

Pin
Send
Share
Send


El trekking en el valle del Cócora fue pasado por agua

El avión abre sus puertas a las 15:08 y había despegado a las 14:25 de Bogotá. Hemos tardado apenas 40 minutos en llegar a Pereira cuando, un poco antes, el taxi que me llevaba hacia el aeropuerto de El Dorado se había demorado más de una hora en el tráfico de Bogotá.

Comienza mi visita a la región del Quindío, comarca cafetera por excelencia y cuna de incontables tradiciones y agradables gentes.

Desde Pereira tomé un autobús en la Terminal de transportes y por apenas 5.000 pesos (algo más de 2 euros) me llevó al pueblo de Filandia en poco menos de una hora.

Filandia es agradable, pequeñito y que cuenta con una pequeña maravilla como es el Mirador de la Colina Iluminada. Uno de los grandes atractivos de esta zona son las vistas de los valles y montañas coronadas con una neblina embrujadora. Me senté en uno de los bancos viendo como el sol se ponía a lo lejos y dejaba paso a una noche presidida por las estrellas.

Atardecer en Filandia

Se hace de noche y tengo que llegar a Salento. Para ello hay que agarrar un autobús que llega a Armenia y de allí el que va directo a Salento. Lo bueno de esta zona es que todo está muy cerca y los transportes entre localidades apenas te llevan una hora de camino.

Salento es un pueblo famoso en toda Colombia por lo agradable de la estancia, la tranquilidad, las maravillosas vistas y su comida protagonizada por la trucha y el patacón.

El pueblo está lleno de hoteles, hostales y restaurantes así como cafeterías y tiendas de artesanías. El rango de precios para dormir es amplio y va desde los 15.000 a los 15 pesos por noche. Si quieres ir, ten en cuenta que finales de Año y Semana Santa son fechas en las que el pueblo está totalmente lleno y es necesario reservar con anticipación. Fuera de esos días, puedes ir y buscar alojamiento directamente.

El sábado por la mañana fui al Parque Nacional del Café, a unos 45 minutos de Salento. Este parque ofrece a los visitantes diversas atracciones culturales así como de ocio para la familia y siempre enfocado en el tema del café. Los que quieren conocer la cultura cafetera tienen a su alcance el museo donde aprenden de sus orígenes, cómo llega a Colombia y como se desarrolla este sector hasta la actualidad.

El parque se construyó en medio de la montaña, ocupando el terreno de un par de fincas, con lo que se puede pasear por un sendero y ver los diversos cultivos (sus granos, diferencias, etc… ) gozando del típico paisaje del eje cafetero, con sus plantas y animales autóctonos.

El idílico paisaje del valle del Cócora

Pin
Send
Share
Send