Viajes

Comer en Santander: nuestras rabas y pinchos favoritos

Pin
Send
Share
Send


Vista de la bahía desde el Palacio de la Magdalena

Cantabria infinita. Ese fue uno de los lemas de promoción turística más acertados y que mas han calado en la gente de Cantabria, y lo entendemos perfectamente porque la realidad es que es así.

Gracias al blogtrip organizado por Turismo de Cantabria y que habéis podido seguir en nuestro Twitter bajo el hastag #DegustaCantabria hemos descubierto una cantidad asombrosa de cosas que os vamos a contar ahora mismo.

Empecemos por la capital de Cantabria: la hermosa y muy marinera ciudad de Santander. Una ciudad con un litoral marítimo privilegiado, el mar se ve, se huele y se disfruta desde casi cualquier rincón de la ciudad ya que la bahía (la más hermosa del mundo, en palabras de un gran viajero como Manu Leguineche) y sus ¡12 playas! es omnipresente.

Vermut Mariano. Acompañamiento ideal para unas rabas

Rodeados de tanto mar ¿qué es lo que se puede comer en Santander? pues pescado, qué si no. De hecho la cocina clásica -y a la de vanguardia en cierto modo también, como luego veremos- tiene en toda Cantabria una especial predilección por todo lo que viene del mar aunque hay un producto que se ha convertido por tradición calidad y costumbre en el emblema gastronómico del Santander más popular: las rabas.

Qué son las rabas

Las rabas son tiras de calamar enharinadas y fritas que puedes encontrar casi en cualquier bar de la ciudad servidas como tapa o ración, a precios variables pero siempre económicos. Con o sin limón (eso ya depende de gustos) son un plato rico, muy rico, en el que cada bar se luce a su manera con pequeñas diferencias y matices pero siempre con un denominador común: producto muy fresco y fritura con muy poca grasa.

Rabas y vermut en Bar Cos

Rabas del Bar Cos. Un lujazo para todos los bolsillos.

Video: Bodega Cigaleña - Santander (Julio 2020).

Pin
Send
Share
Send