Viajes

Ruta senderista por los Cingles de Bertí

Pin
Send
Share
Send


Panorama de los Cingles de Bertí

No hay nada como tomarse un día libre a media semana y disfrutar de una escapada por la montaña. En esta ocasión no disponía de coche y eché un vistazo a las posibilidades que me ofrecía el transporte público desde Barcelona para una salida cercana a la naturaleza. Eché la suerte al aire y el premio se lo llevó la línea de cercanías R3 con destino a Puigcerdá y con parada el La Garriga donde me esperaba a un lado el macizo del Montseny y por el otro los Cingles de Bertí -en catalán, los riscos o barrancos de Bertí-.

Tardé casi una hora en llegar en tren a La Garriga desde el centro de Barcelona. Esta línea ferroviaria fue una de las primeras en instalarse en la península y necesitaría una buena inversión en su infraestructura. De hecho dicen que para el cubrir el trayecto entero hasta Puigcerdá hoy en día se tarda más que hace cien años.

Aun así, en apenas una hora me encontraba en plena naturaleza, bajo un sol espléndido y dispuesto a disfrutar de una jornada senderista por un enclave al que le tenía muchas ganas. A lo largo de los Cingles de Bertí existe un pequeño recorrido circular marcado con el nombre de PR-C33 que cubre la distancia entre La Garriga, El Santuario de Puiggraciós, los Cingles de Bertí, el collado de Pedradreta, la población de Figaró y finalmente vuelta a La Garriga por la vertiente del Montseny. En total son 30 kilómetros de los que hice los 20 primeros finalizando mi ruta en Figaró donde existe un apeadero de tren para volver a Barcelona. Es necesario llevar encima el mapa de Alpina correspondiente a la zona de los Cingles de Bertí.

Siguiendo el GR5 por los Cingles de Bertí

El recorrido se inicia en el Pont de la Doma, en la zona sudeste de La Garriga. Tras tomarme mi primer cortado de rigor en la plaza del Ayuntamiento me acerqué al lugar, crucé bajo un puente la carretera nacional y emprendimos la ruta por una pista forestal amplia y con un leve ascenso que nos llevó al interior de los bosques cercanos a Bertí.

El recorrido PR-C33 ofrece marcas amarillas y blancas. No obstante, hay que andarse con cuidado ya que en algunos tramos no está debidamente señalizado. Tuve ciertos apuros para llegar al Santuario de Puiggraciós pues existen varias ramificaciones del camino principal. Finalmente di con un camino que me llevó a la masia de Can Miquel y de ahí volví atrás para dar con la pista principal que nos deja al Santuario de Puigpedrós.

El Santuario y torre de Puiggraciós

La Torre de Puiggraciós

Pin
Send
Share
Send